COLECCIONESDESTACADOSDISEÑOMODA

Un ovillo de lana

Esta vez le pregunto a Julieta de Nido Textiles cómo es su relación con la lana. Porque ya es temporada de empezar el frío, aunque se estire un poco. La colección para niños de Nido es, lo conté el año pasado, uno de mis momentos preferidos de la estación.

“Las lanas las produce un grupo de mujeres en la localidad de Amaicha del Valle, Tucumán. Ellas hilan a mano el vellón en ruecas a pedal y luego tiñen la lana con productos naturales y a veces, con anilinas, dependiendo de la necesidad del color buscado y siempre teniendo en cuenta el cuidado de la naturaleza. Me gusta mucho trabajar con estas lanas, conocerlas fue el puntapié inicial de inspiración para crear Nido. Me resulta maravilloso conocer y ser partícipe del proceso completo desde la oveja hasta la prenda terminada, protegerse del frío con la piel de otro animal, algo tan ancestral y tan básico. Teñir con los los colores de las plantas de la zona. Usar lo que la naturaleza nos provee”.

La lana que teje Nido Kids funciona como la de adultos: es rústica, pero es suave y no pica. Y, dice Julieta, tiene un suave olor de origen, propio, irrepetible. Las prendas de Nido están hechas a mano. Tejidas por manos que saben. Teñidas a mano. Hechas con calma y con fe en la cosas que se hacen para durar en el tiempo.



Si les interesa el tejido, les recomiendo que miren la Escuela Nido y sus talleres para aprender (distintas clases de) tejido.



*Fotos de campaña: Ana Armendáriz.

Nido Kids
Fanpage

No hay comentarios

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *