DISEÑOJUGUETES

Te amo, Honey Bunny

Uno no puede andar con medias tintas con los conejos. O los ama o los odia (bueno, se los puede ignorar, también, pero quedaba menos dramático). Acá somos conejistas de la primera hora. Hay toda clase de especímenes en casa: a cuadros (como estos), uno que se llama Cachio y lo compramos en una venta de garage por 5 pesos (hubo que lavarlo en el lavarropas), varios Miffy, toallones con orejas…


Por ese conejismo intenso quedamos encantados con estos conejitos de Déjame ser niño. Juguetes, almohaditas, objetos de apego (y coleccionables u objetos decorativos, con o sin niños en casa), son una síntesis muy adorable del ser conejo en el mundo: colores, gordura, orejas erguidas y patas bien largas.


Todos los conejitos son hechos a mano por Vero (“en mi máquina de coser Singer heredada“, me cuenta). Ella es quien elige las telas, las combina, contrasta texturas, selecciona las lanas de colores para bordar las trompas y se sienta a componer conejitos, con la inspiración amorosa de su beba de 5 meses. Déjame ser niño nació hace un año, cuando nació su sobrino y quiso hacerle un regalo único y a mano. Así empezó todo.


Lo bueno de este trabajo tan artesanal es que cada conejito es único. Algo impagable para los conejistas. Vero también hace otros productos únicos: banderines (se está por recibir de Decoradora de Interiores y desde hace un tiempo decora cuartos infantiles y ofrece asesoramiento), cambiadores para bebés (mullidos, plegables y llenos de colores!), portachupetes y otros muñequitos que también tienen mucha gracia.


¡Y los precios de todos los productos son muy buenos! Muñecos (modelo Brit y Kokomo): $45. Banderines: $45 (miden aprox. 1,80 m, son 7 triangulitos). Cambiadores: $52. Portachupetes: $15.

Para comprar conejos o cualquier producto de Vero, escribir a este mail:
dejameserninio@gmail.com
(Ella es de Belgrano, Capital)

FanPage de Déjame ser niño

¡God save the conejos!

 

4 cosas que dijeron

  1. Cofi
    22 noviembre 2011 at 17:54 — Responder

    Excelente ! God save the conejos 🙂

  2. Lau
    22 noviembre 2011 at 23:53 — Responder

    ¡Genial! qué lindo mundo…

    • 23 noviembre 2011 at 14:42 — Responder

      Coincido plenamente, Lau. Un beso y gracias por comentar!

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *