COMERSALIMOS

Salir con Emma&Rob: picoteando dulzuras en Les Croquants

Les Croquants
Zabala 3402
Colegiales
Tel: 4554-2857
De martes a sábados de 11 a 20.30
Domingos de 13 a 20
Web
Fanpage en Facebook
Blog

Esta sería como una mini-salida. Una escapada no tradicional, digamos. Porque Les Croquants es, ante todo, una pastelería. Una chiquita, preciosa, inmaculada, en la esquina de Zabala y Delgado. Y alguien se va a preguntar “¿pará, nos está mandando a que vayamos de paseo a una pastelería? ¿Con los hijos?”.

Bueno, sí. Porque no se trata de una pastelería común. No. Es una pastelería que tiene un mini-mini barcito primoroso, a un costado del local. Con unas banquetas, una barra. Para que dos o tres, como mucho, se sienten a tomar un café y a comer una (los reto a que sea sólo una!) delicia que pueden elegir ahí mismo, señalando con el dedo.


Puede ser, por ejemplo, un macarón. Uno, sí, cómo no. Unos cuantos, más bien. Antes de probar los de Les Croquants, yo nunca había comido un macarón (acá la definición exacta de qué es un macarón). Los comí por primera vez cuando le encargamos una cajita sorpresa al papá de Emma para el día del padre. Y créanme, hubo un antes y un después en mi memoria de sabores dulces.


Son blanditos, secos pero húmedos (les juro). Cremosos. Hay de pistacho (suspiro). De naranja y chocolate (suspiro al cuadrado). ¿De qué más? No sé, se me nubla la vista. ¡Necesito comer uno ya mismo! Hay macaróns mini, también, que son los favoritos de Emma. Y galletitas del Hombre de Mazapán. (Los nenes se vuelven locos tratando de elegir!).


Les Croquants es el producto de la casualidad que se cruzó con Noelia y Gabriel, sus dueños y creadores. Para festejar un cumpleaños de Noelia, decidieron hacerlo citando el estilo María Antonieta. “Horneamos todo tipo de cupcakes, macarons y trufas a lo guapo para la fiesta. Pese al grado de amateurismo, dada la buena respuesta del público y dado el tiempo de sobra entre manos, decidimos casi como chiste arrancar nuestra propia pastelería“, me cuenta Gabriel.


Eso fue en el 2008. En el 2009 participaron de Casa Foa con un stand y un año más tarde inaguraban el local.
Le pregunto por qué Les Croquants es una pastelería extemporánea.
“Extemporáneo, más allá de ser un guiño al sobre-usado contemporáneo, significa “fuera del tiempo”. La gran mayoría de la pastelería que preparamos son versiones resignificadas de productos con mucha historia (cupcakes, galletitas y malvaviscos de la pastelería estadounidense de siempre; macarons clásicos franceses, entre otros). El chiste es que estos productos, más allá de ser tan antiguos, casi ni se conocían aquí cuando arrancamos con Les Croquants. Y aún quedan muchos por estrenar”.


Y como les decía, hay mucho para elegir en Les Croquants. Macaróns y nutóns. Chupetines de torta. Pavlovas. Galletitas decoradas. Malvaviscos caseros. Cupcakes. Galletas rellenas y galletas largas. Pavlovas. Trufas. (Se me hace agua la boca).


Como si fuera poco, tienen un surtido encantador de accesorios: canastas, muñecos hechos a mano, guirnaldas de tela, cuadernos, delantales y mucho más. Y es muy frecuente que hagan ferias en las que distintos artistas y emprendedores ofrecen productos muy a tono con Les Croquants (lindos y tentadores).


Vale la pena pasar un ratito. Conocer el local, pispear las vitrinas, jugar con algún muñeco. Tomarse un café ahí mismo, con la nariz perdida en el olor a vainilla y galletitas recién horneadas. O pedir que envuelvan las cosas para llevar, y volverse a casa con el contento imborrable que proporcionan las cosas hermosas y chiquitas.

 

 

No hay comentarios

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *