DISEÑORECOMENDADOS

El derecho a andar disfrazados por ahí

Supongo que le debe pasar a muchos padres y tíos y abuelos y todo eso. A mí me encanta ver a los niños disfrazados. Me gusta el cachivache: un repasador que haga de capa; una cartera gigante colgada de un brazo diminuto; un sombrero de cowboy que tape toda la cabeza…

Y también me gusta el no-combines-style. Rayas con lunares; escocés con flores, puntitos con cuadrados. No sé, me gusta tanto la ropa usada con libre albedrío y con un espíritu desprejuiciado, juguetón, si se quiere. Me gustan los colores que no suelen ir juntos, juntos. Eso: me gustan los colores!

Los adultos somos más permeables a la mirada de los otros, por eso andamos menos disfrazados y más vestidos. Pero los chicos no, no tienen esa mala suerte. No les importa el qué dirán (al menos durante unos cuantos años, al principio), y les parece totalmente apropiado usar un disfraz de Spiderman para un bautismo, o ir a un cumpleaños vestida de bailaora de flamenco.


Hace unas semanas me llevé una linda sorpresa en este sentido. Vi por internet (no les pasa de ver las cosas antes por internet que, digamos, en tiendas reales?) la nueva colección de Grisino primavera-verano 2012. Grisino es la única marca mainstream, por así decirle, que sigo con bastante frecuencia. Me llaman los colores, los estampados, la variedad de los diseños y sus precios -razonables, dentro de lo que es el mundo de la ropa infantil-. Y además tengo un outlet cerca!

¿La vieron? Lo que más me fascinó fueron las capas, para nene y nena. La de nena, por razones evidentes, con esos zapatitos rojos, a lunares. Me imaginé a Emma vestida de Caperucita Roja y automáticamente necesité esa capa! (Bien pensado, Grisino! Los padres somos fáciles de conquistar!).

Quise saber por qué esta novedad en una colección de ropa, así que les escribí (y amabilísimos, me respondieron enseguida). La colección, me contaron, está inspirada en la diversión de una fiesta de cumpleaños. Color, alegría, imaginación, inventos. ¡Claro! Por eso cierran perfectamente los disfraces, el caballito de tela (ay!), las guitarras (ay-ay!). También hay bailarinas en varios colores. Y muchos, muchos juguetes.

Me encantó esta idea de mezclar disfraces entre la ropa de todos los días. De hecho, es la primera vez que la veo así tan explícita. Que la capa sirva para lo mismo que un buzo, por ejemplo, ahora que está más lindo, sólo que en un sentido mucho más entretenido.

Recomiendo entrar al sitio de Grisino y ver la colección completa. Además, tienen una agenda de eventos para chicos, un espacio de arte y juego y sponsorean actividades súper interesantes (fueron auspiciantes del Filbita, por ejemplo).

En Facebook

Más cosas lindas de la colección ( de 0 hasta 12 años).


1 Comment

  1. […] es la ropa que además de ropa es medio disfraz, o disfraz del todo (ya lo había comentado acá). Que transforma a los nenes en miniaturas de dibujito animado corriendo por la casa. Las capuchas […]

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *