DISEÑOJUGUETES

Pica-pau Yan: una aguja que puede hacer muchas cosas

Yan tiene las manos cortajeadas, llenas de curitas. Por eso duda cuando le pido permiso para sacarle una foto de las manos, pero después acepta. Igual apenas se le notan las “heridas de guerra” le deja su trabajo de tejedora, de artista y fabricante de muñecos.

Yan, o Pica-pau Yan, su nombre artístico, se puso a hacer muñecos en una etapa entre carreras. Aprendió a tejer con una aguja de grande, me dice, porque una amiga le enseñó. A dos agujas había aprendido de chiquita, como casi todas las chicas que pasamos por la escuela y por esa materia tan extraña como Labores, o Actividades Prácticas. No le gustaba el crochet, más bien lo odiaba, no importa si era en ropa o en adornos, así que no sabía muy bien qué hacer con eso que había aprendido. Pero como Yan dibuja muy bien (aunque diga que no), pensó en convertir esos dibujos en muñecos. De toda la información que juntó desde chica, mirando libros, admirando a ilustradores, iba a salir esa corte fabulosa de zorros, de monitos, conejos, ardillas, pingüinos…



Investigando un poco en internet se encontró con este estilo de muñecos tejidos, que algún japonés bautizó como amigurumis. Había un mundo enorme de gente trabajando ese estilo, sobre todo japoneses y norteamericanos. Yan miró un poco más, vio cómo se hacían, al menos la idea general, y se dedicó a hacer sus propios amigurumis. “Y empezaron a salir“, dice. Después pasó lo que suele pasar: una amiga le dijo “pero a esto lo podrías vender!”.  Ahi vinieron encargos de amigos, primero. Para amigos con hijos y para amigos solos. La mayoría hombres: eran regalos para novias, o pedidos de chicos nerds que querían personajes de videojuegos. Al principio  le resultaba muy difícil ponerles precio. “Es como vender un dibujo“, dice. ¿Cuánto cobrarlo?

Un día, en el supermercado, vio una foto de los cupcakes que se vendían en Tienda Palacio. “Hasta ese entonces no había pensado que esto se podía vender en un negocio“. Lo cierto es que, piensa Yan, tuvo mucha suerte. “Cuando empecé, hace dos años, había sólo una persona más haciendo esto“. Por eso pudo desarrollar su proyecto y hacerse conocida con esta técnica todavía novedosa en Argentina.

Las criaturas de Pica-pau Yan se venden (mucho) en el circuito de Palermo. Pero también circulan algunos ejemplares por zona Sur y por Mendoza. Sus pedidos más urgentes (por ejemplo, para el día del niño), de todos modos, vienen de Palermo. “Esta bueno ver que la gente elige comprar un muñeco de crochet o de tela antes que una Barbie“, dice.

Hace unos días participó de la última edición de Malba Niños, convocada por Ana Rascovsky, de Proyecto Monona, para hacer parte de los personajes de un cuento, junto con Sopa de Príncipe. “Estar en el Malba está bueno“, me dice. “No me imaginaba, cuando estudiaba en el Iuna, que un día iba a estar ahí, y encima vendiendo cosas de crochet“. Y se ríe a carcajadas.

Hacer un muñeco le puede llevar dos horas, tres horas o un poco más. En Etsy vende patrones a gente de todo el mundo. El trabajo manual implica una extraño equilibrio entre la creatividad, la manufactura y la remuneración. Sus criaturas siempre se van a vender mucho más caras de lo que Yan cobra.
Pero hay toda una elección de vida en la punta de esa aguja de crochet que lleva y trae hilos de colores durante todo el día. Se trata de un playlist siempre prendido. De un hijo con el que se pueden compartir canciones. De una casa por la se puede ir bailando y de cierto gusto a libertad. Del sol en la cara, de recorrer la ciudad cargando vellones y de volver al sur sabiendo que al fin logró que sus dibujos se conviertan en muñecos de verdad.

 

 

En Buenos Aires:
COUCOU
Gurruchaga 1783, Palermo

FANNY & ALEXANDER
Castex 3217, 1er piso (Museo Metropolitano), Palermo

KABINETT

Gurruchaga 1744, Palermo

PICNIC kids & pets
Arévalo 1588, Palermo

TIENDA PALACIO.
Palermo: Honduras 5272
San Telmo: Defensa 926

Pica-Pau en Flickr

Pica-Pau en Tumblr

Pica-Pau en Twitter

12 cosas que dijeron

  1. 4 Agosto 2011 at 18:06 — Responder

    Realmente no puedo más que sacarme el sombrero ante esta maravillosa artesana, conozco a yan desde hace algunos años, y digo conozco por que de apoco el mundo blogger nos acerca, nos conoce. Ya que también como ella hago amigurumis, y creo que empezamos al mismo tiempo, tengo la suerte te tener en mi casa uno de los primeros gummis que hizo, gracias a un intercambio navideño, siempre PICA PAU ha sido mi modelo a seguir, pura inspiración en cada detalle, no hay crocheteadora de amigurumi que no se le caigan las lanas por las creaciones de yan.
    Es emocionante hasta a las lágrimas leer tan lindas palabras sobre ella, sobre el significado que le dá al trabajo que hace, conocerla, desde otra perspectiva, y sorprenderme una vez más.
    Me quedo un rato más mirando el blog, si ésta es sólo una nota, pienso devorarme el resto.
    De tejo mis respetuosos saludos, y felicitaciones por tu espacio, me quedo paseando…..

    Meli.

    • 4 Agosto 2011 at 20:22 — Responder

      Hola Meli! Gracias por tu comentario tan amoroso. Yo la conocí a Yan hace muy poco y me siento, igual que vos, totalmente admirada por su trabajo. Y encima es una divina!
      Seguro se va a emocionar mucho con tu comentario.
      Felicidades por los 100.000 visitantes! Todo un número!
      Ya voy a ser yo una de ellos, de acá en más.
      Ojalá te guste el blog. Pasá cuando quieras, siempre bienvenida!
      Un beso

  2. Nahir
    10 Agosto 2011 at 1:55 — Responder

    Que linda nota!!hermosa manera de contar la historia de Pica Pau. Tambien seguidora de su blog es fabuloso ver como crecio y a paso firme. Sin duda una historia por demas inspiradora.
    Besos, Nahir

    • 10 Agosto 2011 at 11:41 — Responder

      Gracias Nahir! Coincido, una historia muy inspiradora la de Yan. Gracias por pasar, te esperamos cuando quieras!

  3. […] cosas muy lindas. El próximo curso empieza ya, ya, en septiembre. Y una súper yapa: se le une PicaPau Yan con un taller en el que enseña a hacer sus increíbles Amigurumis y objetos de crochet, a partir […]

  4. […] Fanny & Alexander es como un jardín secreto, lleno de rincones y cosas por descubrir. Oficialmente existe desde mayo, así que es un pequeño secreto a voces que pasa de boca en boca, como muchas cosas increíbles. Yo lo conocí gracias a PicaPau Yan. […]

  5. Romina
    22 Mayo 2012 at 12:06 — Responder

    hola. Es hermoso lo que hacés.¿das clases?
    Gracias
    Romina

  6. FRANCIELE ALVES DE ARAÚJO
    23 Enero 2015 at 14:36 — Responder

    BOA TARDE? MUITO LINDOS,QUERIA OS MOLDES PARA FAZER UM URSINHO.

  7. Sofia
    28 Febrero 2015 at 12:38 — Responder

    Soy Sofia. Mi hija Camila de 10 años quiere aprender crochet y amigurumis. Tiene habilidad manual.Queria saber si puede hacer el taller. dias, horarios y tarias. gracias!

  8. Sofia
    28 Febrero 2015 at 12:39 — Responder

    Hola soy Sofia mi hija Camila de 10 años quiere hacer crochet y amigurumis. tiene hablidad manual ella. Queria saber dias, horarios y tarifas. Ella sale del cole a las 16hs y estamos en Palermo. Gracias!

  9. 23 Mayo 2016 at 14:25 — Responder

    Hola.tengo el libro del mundo de pica pau y estoy haciendo el pinguino.. Y no puedo hacer bien los ojos.. Me ayudan ?

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *