DISEÑOJUGUETES

¡Ojalá que Llueva muñecos!

Que caigan en los patios, en los livings, que se metan en los rincones, en las bibliotecas infantiles. Que nos llenemos de chichones inofensivos y haya más excusas para irse a dormir abrazado a un juguete. Ojalá que Llueva es un emprendimiento lindo y colorido, con un aire a antes que me hizo acordar a los muñecos simples, de colores plenos y líneas puras, con los que jugaba en mi infancia.

Ojalá que llueva es un proyecto de Sergio, que tiene 27 años, es Comunicador Social, periodista de moda y sabe entretenerse, además, haciendo ilustraciones, diseño de indumentaria y serigrafía. También, me cuenta, es un aprendiz de la cocina natural. Ojalá que Llueva nació casi sin querer, como un volantazo más de esa inquietud sideral que lo pone a investigar acá y allá todo el tiempo (como su marca de indumentaria homewear, Lobo de Sable).

Packaging, productos, cortar, coser, rellenar, logo, contestar mails, administrar la fanpage , entregarlos. Todo eso hace Sergio (yo me quedé sin aire y sólo tuve que escribirlo) para sostener su lluvia de felicidad, que tiene un concepto muy simple: “crear algo sencillo pero hecho con cariño. Es lo mejor que podemos dar a un ser querido. Me valgo de la idea de que cada uno de mis modelos será adoptado por alguien, que sin dudas lo eligió porque le gustó mucho y se alegrará cada vez que lo vea, lo abrace, etc. Es como ampliar mi familia a cada momento, a través de gente que tiene en sus manos uno de mis muñecos de tela“.

Sus juguetes no tienen un público especial: los compran las mamás para sus hijos, porque son 100% de algodón, súper suaves y rellenos de vellón; los buscan chicas y chicos jóvenes que quieren decorar sus casas con algún objeto que los ponga contentos cuando lo ven. ¡Hasta los compran abuelas!
Por ahora sus muñecos se consiguen a través de la fanpage, de la tienda online Ofelia Feliz y en un local de diseño de autor de Olavarría, su ciudad natal.
Que llueva/que llueva…

1 Comment

  1. 12 Julio 2012 at 14:48 — Responder

    me encantaron! y no debe ser nada simple lograr esas formas simples y felices (quedó trabalenguas!)un capo!

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *