COLECCIONESDESTACADOSDISEÑOMODAPRODUCCIONESRECOMENDADOS

Niñas, por Lobo Velar

Hay tantas miradas posibles. Tanto implicado en la forma en que miramos, que puede educar y cuidar y contener. O todo lo opuesto. La de Lobo Velar es una mirada que acompaña. Una mirada respetuosa, afectuosa, que sabe encontrar la belleza que florece en lo espontáneo, en lo natural.


Nos conocimos hace tiempo por amigos en común. Lobo es artista plástico. Pinta, hace collages y es fotógrafo.  Desde hace tiempo, además de su obra más formal, hay una obra casi paralela, documental y conmovedora -que tuve la suerte de ir siguiendo en sus redes-: las fotos que hace de su hija Elena.


La de Lobo es la mirada de un padre que conserva una distancia íntima y observa. Ve crecer a su hija. No le pide que pose: está cerca y sus fotos no interrumpen la relación de Elena con el mundo. Acompañan. Registran con ojo amoroso. Preservan esos momentos que se cargan de sentido como se carga de electricidad el aire antes de la tormenta.

Lobo es el autor de la bella, diferente, última campaña de Complot Mini. Ya había hecho algunos pequeños registros de Elena para la marca, tiempo antes. Un día llegó la propuesta de la marca. Y quiso. Pero propuso un cambio.  Me cuenta: “quería mostrar a las nenas como son: interactuando. Viendo el mundo. Aburridas, por momentos. Lindas. No quería caer en esas campañas que muestran nenas maquilladas, con un fondo, actuando como grandes. Pedí salir de eso. Sin estudio. Sin maquillaje”. Lindas siempre, como son las nenas al natural. Con sus cuerpos de nenas, con sus actitudes de nenas.
Una de esas nenas es su Elena. Ahí es donde, para mí, además, la campaña cobra otro valor. Es un padre fotografiando a su hija, guardándosela en la memoria a través de la cámara, con el mismo cuidado, con el mismo respeto con el que la ve jugar en su casa o correr en el  campo, mientras pasan su tiempo de padre e hija.


La apuesta es valiosa. La campaña es cálida. Es próxima. Introduce en el juego de la moda, y de la moda para niños y pre adolescentes -tan difícil ser niños hoy- una mirada responsable, afectuosa, documental, como escribí más arriba. No hay un estudio: las fotos se hicieron en Net. Hay madera, mantas, desorden, la belleza de un lugar por el que pasa gente, donde se trabaja, donde se habita y se hacen cosas. Me acordé de Nan Goldin y su “Eden and after“. Pensé esa infancia que hay que luchar por conservar: libre, sin presiones, lo más a salvo de todo eso mezquino que circula en nuestro mundo de los adultos, que tantas veces nos obliga (y duele y nos dobla las rodillas y nos entristece) a dejar de ser los que somos.
Entonces, que haya más de esto. Más niñas siendo niñas, bellas por ser niñas, incluso cuando nos muestran una campaña de moda.

Con permiso de Lobo, algunas de sus fotos personales. Su hermosa mirada sobre Elena.









Lobo Velar web
Lobo Velar Instagram
Complot Mini 
Complot Mini instagram

 

 

1 Comment

  1. 25 Abril 2017 at 11:47 — Responder

    que lindo post !! me encantó la mirada de Lobo, la campaña…que los niños sigan siendo eso, niños, en un mundo que anda a 1000 km por hora no los dejamos ni disfrutar de lo mas maravilloso de la vida que es la niñez. Me encantó!

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *