COLUMNASDESTACADOSFAMILIASONLINE

Netflix Girls

Cada una va tejiendo sus estrategias. Yo soy de las que las tejen y se caen enredadas. Las estrategias se me traban en los tobillos y casi siempre termino en el piso. Estoica, me levanto y mientras me froto los moretones con una mano con la otra ¿adivinen? Ahá. Tejo más estrategias. Yo soy de las afortunadas, además, de las distraídas, colgadas, no sé, de ese porcentaje chico como una porción de pizza que nunca vio Gilmore Girls. ¿Por qué? Ni idea. Tampoco vi Friends cuando daban Friends, sigo sin ver Starwars y nunca vi una telenovela.

unnamed

Con el lanzamiento de esta nueva etapa de Gilmore Girls que anunció Netflix y que mucha gente celebró, me tenté. Y entré. Y ahora, claro: estoy enredada de nuevo. Armando planes para ver un capítulo mientras me seco el pelo. O mientras cocino. Y me pasan cosas. Serias. Complejas. Que no tienen nada que ver con la relación entre las Lorelai; ni con el sarcasmo que se me pega como un chicle en la zapatilla; ni con el humor superior que manejan; ni con lo bien que le quedan los jeans a la más grande de las Lorelai (un día voy a escribir sobre mí y sobre la búsqueda eterna del jean perfecto. Soy Indiana Jean); y sobre el café y lo influenciable que soy porque ayer fui y me compré un café en vasito y lo disfruté como pocas veces.  Más allá de eso, me pasan cosas (in) dignas de decir.

cast

Me pasa que después de bañar, secar, vestir, peinar, alimentar, dar postre, lavar dientes, acostar, leer cuentos con una linterna que parpadea más que el faro del fin del mundo, digo: es ahora. Listo. Se durmieron. Salgo en puntas de pie, piso un dinosaurio, me doy el tobillo contra un auto de Spiderman y me clavo una hebilla en el talón. Pero no pasa nada, sigo adelante. Busco el iPad, que puse a cargar el tiempo justo suficiente (lo tengo calculado) necesario para que esté al 100% cuando se duermen todos.

lorelais

Y ahí se complica. Se enreda todo.  Porque, ay, proveedor de internet, la noche es sagrada. Deberías saberlo. Hay Netflix. Hay hijos durmiendo. HAY TIEMPO Y SILENCIO. Empieza la lucha desigual entre la ruedita, la bendita ruedita que gira y gira y no avanza y ahí están Rory y Lorelai con café y chistes y vos, ruedita, vos, proveedor de internet, vos conspirás contra lo más intocable que tiene un ser humano mujer- madre: te metés con el tiempo y el silencio.

coffee

Porque cada vuelta de esa ruedita es un rato menos de serie, un rato menos de sueño y diez meses más, como los anillos de los árboles ¿vieron? abajo de cada ojera. Pero ¿sabés qué, proveedor de internet? No hay nada más terco que una madre. A la ruedita la voy a esperar, aunque se me cierren los párpados. Aunque me quede dormida y cuando finalmente cargue el capítulo no pueda hacer foco en los subtítulos porque ya se me pegaron los ojos. Es Netflix. Es Gilmore Girls. Señores: hay cosas con las que no se juega. Es mi fiesta y Netflixeo si quiero.

flex

(PD: Esto. No sé si se enteraron (no sigan mi ejemplo y tarden una década en recibir las buenas nuevas: ahora en Netflix se pueden descargar películas para ver sin conexión. De nada, gente con niños en autos en viajes largos. Yo también los quiero).

2 cosas que dijeron

  1. Anita
    15 Diciembre 2016 at 13:55 — Responder

    Es una adiccion. Empece a verlas de casualidad en dvd, las volvi a ver hace unos años en la tablet, en la compu, siempre empezaba en otoño…para mi las gilmore son otoño con cafe y fresquito jaja. Con estos 4 capitulos nuevos fue volver a esa felicidad de serie genial!! Nada las supera. Fan numero uno d las gilmore!! Fan fan fan! Jajaja ya quiero mas capitulos, busque si habia planes de seguir con mas temporadas… Nada aun.

  2. andi
    9 Enero 2017 at 22:20 — Responder

    geniaaaaaaaaal. lástima que recién llego de brasil y me entero lo de la descarga. será para el próximo año

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *