DISEÑOJUGUETES

Madrelana: hilando juegos

Romina escribe desde el más allá que es Traslasierra. Y yo en este pequeño caos, con el batifondo de los ascensores, las sirenas de las ambulancias, el teléfono, la envidio un poco: pienso en lo que debe haber visto mientras levantaba la mirada para pensar, entre palabra y palabra.

arti_web-1

mune_web-1

No hay forma de que Madrelana no haya nacido sino de la calma. De las tardes apacibles en un barrio de provincia y de una habilidad manual que le contagió un abuelo: los secretos de trabajar la madera, de conquistarla, darle la forma. Y los secretos de las telas y las agujas, por su oficio de sastre, con una antigua máquina soviética Lada.

arti_web-3

De todo eso y con la maternidad llegó Madrelana. En la búsqueda de escuelas, su encuentro con la pedagogía Waldorf también la presentó con un nuevo destino: en las tiendas que suele haber en estas escuelas, se ofrecen productos (en muchos casos) hechos por los padres y las madres de los alumnos.

burrito-3

carpintero-4

Empezó con una rueca, hilando vellón. Tiñendo lo que hilaba con tintes naturales. Luego llegó el calzado -ay, esos zapatitos, esas botas miniatura-, las muñecas y el bordado.

enani_fee_web-2

enani_fee_web-7

Esa transmisión de saberes, ese conectarse con lo hecho -lo hecho real, con ojos, manos, cuerpo atento, buscando la puntada correcta, el punto preciso- forman parte de la búsqueda de Romina. Los materiales nobles son los que aportan calidez, textura, perfume, peso. Y la simpleza de los diseños hace que el juego se complete necesariamente con la imaginación, la vocación creativa de los niños. Hay algo increíblemente lindo en esas caritas blandas, de pocos rasgos, que parecen estar esperando que uno los llene de cuentos, de historias.

muñe_web-9

muñe_web-4

Madrelana tiene una línea que se puede, comenta Romina, organizar por edades. Muñequitas blandas para bebés. Muñecas más grandes (20 cm), con cabello, que pueden vestirse y desvestirse, sentar, para los que tienen 3 y más años. Muñequitas articuladas, mini (10 cm), para jugar a la casita.
Muñecas para representar cuentos -ideales para los que pasamos noches y noches contando-, con esqueleto de alambre. Duendes, pelotas de fieltro, animalitos (¡ese burro!). Además, carteras y camisas bordadas y lanas teñidas para comenzar de cero un proyecto propio.

petit_web

roi_web-1

Desde allá, desde la paz de las sierras, Madrelana sigue hilando. Se puede ver y elegir en su web, desde Facebook y, en tierra firme, los juguetes de Madrelana se pueden ver, tocar y probar en Tienda Safiras, Loyola 514, y en la tienda del Instituto Juana de Arco, Aráoz 1027 (los dos, en C.A.B.A).

tienda_botas012

tienda_botas058

tienda_botas031

 

1 Comment

  1. gabi
    4 Febrero 2014 at 14:43 — Responder

    SUSPIRO TOTAL..

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *