COLECCIONESDISEÑOMODA

Lucas dice: vistamos colores.

Hace un tiempo que me pasa algo con los colores. Si tuviera que definir mi paleta cotidiana, el rango en el que me vengo moviendo de un tiempo a esta parte, diría (sin dudarlo): neutro. ¿Será la edad? ¿Será el cansancio visual de haberme sobre-expuesto durante años al capricho desenfadado del multicolor, del multi-estampado? ¿Será que me estoy haciendo grande y que con la edad llega la calma (a los ojos, por lo menos)?

Para los chicos es otra cosa. A Emma (y a Teo, que es nuevito y ya disfruta de mis combinaciones arriesgadas) la visto como si se hubiera lanzado a nadar en una pantonera. Siempre ando buscando ropa que chille, que dibuje, que sobresalga. Que vaya con lo que yo siento que es ella, con su modo de ser gracioso, revoltoso, brillante.

Me gustó eso mismo de Lucas dice. Lo artesanal, lo colorido. Lo ilustrado. Lo no-seriado. Flor lleva hace un año Lucas dice y dice (ella) que empezó con el pie derecho. Sus diseños, sus estampas (que imagina y boceta ella misma, egresada de la escuela Prilidiano Pueyrredón) por suerte, gustan. La serigrafía, hecha a mano en su taller, combina con los materiales de buena calidad, que no se hacen pelotitas y se mantienen fuertes, a pesar del juego, el agua y el jabón. El sueño de la madre. La ropa indestructible.

Lycra y algodón, enumera Flor, porque los colores resisten, no hay que planchar (¿alguien dijo aleluya?). También elige gabardinas, jeans, jersey peinado y plush de algodón. Todo suave, lindo al tacto, amigable con la piel de los niños.

De recién nacido a 18 meses, Lucas dice tiene bodies y remeras. De 2 a 10 años, buzos, bermudas, vestidos, camisetas, falditas y más. Todo lleno, lleno, de color.

Lucas dice Blog
Lucas dice Fanpage

No hay comentarios

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *