COLUMNASDESTACADOSFAMILIAS

Los Underwood, Alvin y la hermandad

Si tengo resumir en una frase nuestra vida familiar, el título es una buena síntesis. Desde que nos despedimos del cable (y nos mudamos) el consumo de películas, series, dibujos (y todos los etcéteras posibles) fue encontrando sus propios ritmos, sus formas. Nuevos (formas y ritmos).

La tele está casi siempre apagada (salvo cuando -sobre todo desde que llueve y llueve sin parar- hacemos campamento con mantas en el piso, almohadones y stremeamos). O está el iPad, con un horario más o menos controlado.
Y después está todo el otro tema (no menor) de moderar entre el interés de cada hijo. Porque claro, son hermanos y aunque Martín Fierro se empeñe en seguir recitando, los hermanos no siempre son unidos. Al menos en casa, no (siempre) es la ley primera.

hermanos

Estamos aprendiendo. Digo, a lograr la paz (pará: reemplazo lograr por buscar). ¿Cómo contentamos a todos? Teo pide Lego. Emma dice sí (porque Lego es unisex y Emma no tiene esa cosa muy de nena, muy dame-todo-rosa). Emma pide Houdini (¿conocen? Es la historia de Houdini, el niño mago). Teo dice bueno, pero al ratito se aburre y pide (literal) por “El perro Pampiro“. Emma se enoja pero espera un rato. Y pasado el rato me tira de la manga. “¿Podés poner Hora de Aventura?” y terminamos negociando con los Pingüinos de Madagascar. O con un renovado vintage: Danger Mouse. Oh sí: el acuerdo llega.
Y cuando se quedan dormidos, medio abrazados, medio encimados (porque se aman con ese amor que sólo los hermanos sentimos, intenso, peleador) cada uno alza a uno y con mantas y todo, los llevamos a su cama (marinera) para cerrar el día.

InstagramCapture_175dd5cc-a91d-4e36-855c-d0d27489dca8

Ahí la tele es nuestra. Y les juro: el consenso llega más rápido (¿será porque estamos cansados, porque tenemos poco tiempo para ese rato de acurruque y distracción?). Los Underwood; Cooked (la gastronomía es parte mi nuestra vida laboral y también parte de lo que nos entusiasma); documentales y ese surfeo por las series hasta encontrar alguna que nos atrape a los dos.

Ahora, si se les complica; si elegir es un caos y terminan pasando más tiempo buscando que mirando, acá va una yapa (en versión para imprimir!). Cortesía de Netflix y de mi querido #StreamTeam (no me digan que no jugaron a esto, alguna vez, en la escuela!).

sapito

paraimprimir

2 cosas que dijeron

  1. 20 abril 2016 at 23:29 — Responder

    Todavía no tenemos estos dilemas porque hijo número dos es un bebé de tres meses, pero puedo adivinar esas peleas: uno queriendo ver dibujos muy infantiles y el otro ya sumergido en el mundo de los superhéroes. Nosotros también consensuamos con los Underwood, y con una serie de Amazon que se llama Transparent por ?el juego de palabras entre padres y trans (la serie comienza con una reunión familiar en la cuál el padre reune a sus hijos adultos para comunicarles que se comenzará a vestir de mujer)
    Le dimos de baja al cable hace unos meses y no se lo extraña nada. También le di de baja a las suscripciones de las revistas y tampoco siento la ausencia. Eso sí, no me saquen Netflix ????

    Saludos!

    J

    • 26 abril 2016 at 13:28 — Responder

      Amo Transparent con todo mi corazón Juli!!!
      No toquen Netflix! Sin todo lo demás podemos vivir 😀

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *