DESTACADOSFAMILIASLEERMISCELANEA

Leer más y más

Que no haya excusas para que falten los cuentos a la noche. O de día. Ahora que vienen las vacaciones (coraje, inspirar, exhalar, aceptar), que haya pilas de libros al lado del vaso de licuado. Pilas de libros al lado de la cama, libros para abrir al azar, para leer con el dedo, deletreando o de corrido, con el viento que entre y salga entre los agujeritos de los dientes de leche perdidos.
Hay que leer porque (me disculpan el énfasis, pero soy lectora antes de ser todo lo demás) hace bien. Porque cambia el humor y abre ventanas en el cuerpo. Ventanas que no sabíamos que teníamos, con paisajes que cambian con mucho más interés, mucha más belleza que los que hay en las pantallas.

Gabriela (ex Glöw Muebles) es lectora empedernida. Lectora enamorada. Licenciada en Letras, compradora de libros, entusiasta de las historias. Hace tiempo, después de cerrar el capítulo (nunca más atinado) de muebles y madera, se juntó con Flor (amiga desde los dos años, hoy socia) para hablar de nuevos posibles rumbos. Otros, que no incluían libros. Pero se fueron por las ramas: Gaby terminó recomendándole, de la biblioteca de sus hijos,  libros para que Flor lea con los suyos. Tanto entusiasmo puso en las recomendaciones, que la revelación llegó sola. “¡Esto tenés que hacer!
“Me había pasado años intentando dar forma a lo que estudié, a lo que me apasiona: la literatura, y esa simple frase de mi amiga, que acaba de regresar de Estados Unidos donde realizó su MBA en Columbia University y trabajó varios años en Wall Street, ordenó todo. No pasó una semana que Glowlibros ya había tomado forma, tenía su web, títulos, autores y editoriales seleccionados, y Flor y yo habíamos decidido encarar juntas el proyecto”. 

El proyecto, Glowlibros, propone un original (en nuestro país, todavía incipiente) sistema de suscripción. “Conocíamos programas por suscripción, y vimos que faltaban en Argentina. Nos gusta la idea de hacer llegar a la casa, a la biblioteca de los chicos, libros buenos y sorprendentes. Brindar una selección cuidada para que puedan elegir lo que más les interese y les apasione. Hay algo mágico en esperar al correo mes a mes por libros nuevos. Eso es lo bueno de la suscripción: genera una especie de tradición familiar vinculada con la lectura. Es un plus a la experiencia lúdica de leer, porque está implicada la espera, la intriga, el factor sorpresa, la correspondencia… Por otro lado, es muy lindo pensar al conjunto de los suscriptores como un Club de lectores, como una comunidad que se va formando a partir de esta experiencia”.

Además de las suscripciones (que se pueden hacer por un mes, por tres o seis meses y con esto se reciben dos libros nuevos cada mes), hay ediciones temáticas. “Además de las suscripciones, al pensar el proyecto surgieron otras propuestas según la ocasión y los intereses de cada chico, y también de los grandes”, explica Gabriela. Son opciones para regalar o autoregalarse en ocasiones especiales. Por ejemplo (y hay más).
-Set nacimiento:  tres libros sobre la llegada del bebé y la experiencia de la mater-paternidad; un set de babitas 100% algodón de Duerme Perezoso y un muñequito de lienzo, lana pura de oveja y tintes naturales de Un Fruto.
-Set Pequeños Cocineros: tres libros sobre la cocina como espacio creativo y para descubrir, con historias, ilustraciones y recetas más un palito de amasar de Wonderplay.
-Set Lost in Translation: las dos ediciones de las compilaciones de Elle Frances con palabras que traducen lo intraducible de distintos idiomas.
-Set Vacaciones de Invierno: que incluye tres libros (un cuento, un libro para cocinar, un libro para pintar y dibujar), cuatro lápices de colores, stickers, papeles de colores, sorpresas especiales y sobre de papel, sticker y cintas para envolver y regalar, en caso que llegue un libro que ya tienen en la biblioteca.
-Serie Grandes autores para niños ilustrados: tres obras de autores “para grandes”, como Cortázar, Neruda y Benedetti, ilustradas.


Si bien los libros son aptos para cualquier edad -y hay dos selecciones especiales para adultos- Gabriela y Flor sugieren dos rangos de edad: de 0 a 4 años y de 5 a 8. “Elegimos los libros por su calidad narrativa, considerando tanto el texto como la imagen. Libros buenos, para disfrutar, para divertir, para sorprender. No buscamos libros didácticos ni moralejas sino aquellos que estén llenos de poesía, de colores, de ritmo, humor, profundidad y simpleza. En algunos casos elegimos títulos o autores que conocemos y nos gustan y que nos llevan a una editorial determinada. Pero en mayor medida, la selección está guiada por las editoriales con las que queremos trabajar. Son editoriales que admiramos como Limonero, Periplo, Niño, Pequeño Editor, Tres en Línea, Pípala, El Zorro Rojo, Eclipse, Fondo de Cultura Económica, Calibroscopio. Algunas más grandes, otras más pequeñas. En muchos casos, los responsables de estas editoriales son autores o ilustradores de libros para chicos, guiados por un criterio artístico y un vínculo amoroso e íntimo con lo que producen. Es así como se realizan milagros como por ejemplo, la serie de Bruno Munari, editada por Niño. No dejo de sorprenderme cuando tengo entre mis manos esos libros cuyas solapas parecen pegadas una por una con plasticola. Tengo mucho respeto por el trabajo de los editores que crearon editoriales como estas, y me parece hermoso que a veces son ellos mismos los que traen los libros hasta la puerta de casa, como el caso de tres en Línea o de Eloise Alemany de Periplo”.


Para suscribirse: https://glowlibros.com.ar/suscripciones
En Instagram: https://www.instagram.com/glowlibros/
Mail: glowlibros@gmail.com

 

No hay comentarios

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *