Uncategorized

Leer es bueno! La araña que vuela (poesía)

Este año pasé un rato por la última Feria del Libro Infantil. Y entre la montaña de libros para niños de todas las edades, me puse a buscar algo. Qué, no sabía. Pero estaba buscando un libro distinto de los que simpre veo, que me generara algo de la sorpresa que quería provocarle a mi hijita.

Soy lectora de poesía. Género que, ya sé, no es del gusto de todo el mundo. Empecé a leer poesía más bien de adolescente. Es decir: la poesía infantil me resulta totalmente novedosa. Por eso cuando pasé por el stand de Random House Mondadori me pareció una gran oportunidad elegir uno entre los libro de poesía para niños que tienen editados. Elegí La Araña que vuela. En este caso (y creo que pasa con varios de esta colección), la edad sugerida es a partir de los 4 años. Por supuesto, pasé el dato por alto :D.

Confieso que mi primera aproximación fue veloz: lo miré por encima, leí algunos versos sueltos y ojeé las ilustraciones (de Cecilia Alfonso Esteves). La combinación es preciosa: figuras que parecen abstractas pero no lo son, estampados distintos que combinan con gracia, pajaritos cabeza abajo, árboles, telas de araña y, sí, arañas, acompañan las poesías con la delicadeza justa.

Después, ya en casa y con la destinataria atenta, pude verlo mejor. Las poesías -hasta ahora no dije quién las escribió: Nelvy Bustamante– son suaves, reflexivas. Miran a las arañas hacer su faena; les cantan canciones chiquitas, sin estridencias, para acompañarlas durante su existencia corta y atareada.
Son musicales, no muy largas, y cuentan historias diminutas, fáciles de seguir y de atender por un niño o niña. No son tontas, no proponen rimas agobiantes ni ñoñas: piensan, preguntan, responden, con modestia y buen gusto, sin subestimar ni buscar complicidades incómodas.

Ahora Emma cada tanto me pide el libro de “Araña” ( o “lasaña”, como le dice a veces). Lo bajo, le leo unas cuantas, ella mira los dibujos, señala “casita”, “árbol” y lo volvemos a su lugar.

Contenta estoy. Puedo creer que a mi hija le gusta un poco la poesía.

A continuación, tres poesías de Nelvy Bustamante. Y su sitio web, para saber más de su obra.

La araña que vuela

La araña teje
una estrella
de tela.

Punta tras punta
va y viene
pata tras pata
bordando el cielo.

Cuando se cansa
cuelga las agujas
y vuela.

Corazón molino

A Matías

En un pastito seco la avispa hace equilibrio y sueña sueños de agua.
Una mariposa se hamaca en la campanilla. Tiene números en las alas y no sabe contar.
Y no le importa; las flores le cuentan sus secretos.
Yo muerdo el jugo verde del hinojo. Un panadero me besa.
Mi corazón es un molino de viento.

Pescadores

El barco que se acerca
agita una luna verde.
Navegan mis ojos
por la proa que crece.
Tres hombres de viento
sobre el agua tiemblan.
¿Serán felices los pescadores?
Pensar que yo no sabré nunca
qué se siente cuando el mar
cubre de sueños las redes…
El barco que se aleja
agita una luna verde.
Navegan mis ojos
por la noche que crece.
Tres hombres de agua
sobre el viento tiemblan.

(Estas y más poesías en Revista Imaginaria)

3 cosas que dijeron

  1. 5 septiembre 2011 at 22:51 — Responder

    Qué lindo! Gracias por el dato!

  2. […] Nelvy Bustamante la descubrí el año pasado, buscando poesía para leerle a Emma. Me topé con su Araña que vuela, me enamoré, y me la llevé a casa. Hace unos meses, Cecilia y Nelvy se volvieron a juntar (como […]

  3. 19 abril 2015 at 20:48 — Responder

    no me

    gusto

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *