DISEÑORECOMENDADOS

Lazy Days: de la orilla del mar y el fin del viento

Oh, el verano, el calor. Fin de año. El mar, destino soñado. Pisar la arena húmeda, jugar a la paleta en la orilla, hacer castillos. Y tragar toneladas de arena porque, sincerémonos, nuestros destinos playeros suelen ser ventosos, poco amables (ni hablar de darle un yogur a un bebé o comer un sándwich de miga impoluto). Y acá es donde como por arte de magia aparece Lazy Days a ofrecer una solución creativa, linda y original para la familia veraneante.

Lazy Days es el emprendimiento de Alison y Jenny, dos inglesas que vinieron a vivir al país y se hicieron amigas en un grupo de extranjeras. Alison regresó a su país de vacaciones, subió las fotos a Facebook y así se produjo el milagro. Jenny, que pasa mucho tiempo en Pinamar, se reencontró con los paravientos, típicos en las frías y ventosas playas inglesas. “Todo el mundo tiene el suyo, a veces más de uno. Tradicionalmente son rayados, en dos colores“, me cuenta Alison.

Se dieron cuenta de que los paravientos eran ideales para las playas argentinas. Inspiradas en los que las protegían en su infancia, pidieron ayuda a una amiga experta en costura, seleccionaron tela de lona resistente, de colores alegres y a rayas, para respetar la tradición. Y pusieron manos a la obra.

Los paravientos de Lazy Days son fuertes, están cosidos con hilo de nylon y en sus cuatro extremos tienen agujeros para pasar las estacas (en punta) para clavarlos en la arena. Tienen su propia funda y el detalle innovador (las dos son madres de 2 y 3 niños, respectivamente, y saben de aprovechar espacios): les pusieron bolsillos para guardar llaves y celulares. Lo testearon con sus propios niños: adiós a cambiarlos, que se llenen de arena y tomen frío. ¡Adiós a los picnics imposibles! Adiós a renunciar a las siestas en la playa. Las carpas se aplastan, dan calor, se vuelan. Los paravientos, no.

Claves: se lavan con agua fría, a mano o en el lavarropas. Entran en el baúl de un auto promedio. Se arman y desarman en un instante. (Y sirven no sólo para la playa, claro: también para el campo, un parque, una plaza…).

Como complementos, Alison y Jenny ofrecen una encantadora línea de lonas impermeables y mantas para picnic, también con bolsillos, fáciles de llevar y en versiones para niños.


Por ahora (¡ya, antes de salir para la playa!) se los puede conseguir en La Dominga, o contactándolas a través de su Facebook o escribiendo a lazydaysargentina@yahoo.com. Atención: también van a estar en la Costa.

¡Por un verano sin viento! Gracias, Lazy Days.

 

 

 

5 cosas que dijeron

  1. andres
    22 Diciembre 2012 at 9:27 — Responder

    Estoy interesado en adquirir un paravientos, me podrian decir como hacer…nuchas gracias!!

  2. Diego
    10 Enero 2013 at 12:45 — Responder

    Hola,
    Me podrian pasar la direccion? Quiero comprar una lona para que cubra el viento.

    Gracias

  3. daniel
    26 Enero 2014 at 16:10 — Responder

    necesito un para viento cuanto sale y donde lo venden gracias

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *