DECORACIONDISEÑO

Kokoro Origami y etcéteras: plegar, viajar, jugar, decorar.

A los 10 años la tía de Paola Okada le enseñó a plegar la grulla de papel (tsuru). Quedó prendada de esa figurita, frágil y delicada y un encuentro fortuito y emocionante con el cuento Mil Grullas de Elsa Bornemann selló ese amor (ya eterno para entonces) con el origami. Símbolo e imagen de la paz, el origami se le metió en los huesos, en el corazón y cada vez más se zambulló de lleno en ese universo de paciencia, amor y dobleces.


¿Cómo pasó de plegar grullas a convertir al origami en un emprendimiento encantador y real? Hace unos años viajó a Japón por una beca de estudios y aunque mudarse no estaba en sus planes, se enamoró (¿acaso era evitable?). “Vivir en Japón me dio la posibilidad de entender muchas tradiciones, sentirlas y hacerlas propias, además de darme la posibilidad de aprender muchas más formas de trabajar el papel: kirigami, tsutsumu. Los papeles más increíblemente bellos pueden encontrarse en cada rincón, por eso todo es muy inspirador. El origami siempre estuvo muy presente en mi vida: el día de mi casamiento, en el cuarto de mi bebé, decorando diferentes lugares de mi casa. Todo lo que muestro en el blog son cosas que fueron preparadas para alegrar algún rincón o para acompañar un momento especial de las personas que quiero“.

El (lindísimo) blog es Kokoro Origami y Etcéteras. Ahí Paola comparte sus producciones, pero también tiene la generosidad de contar (y mostrar) el Japón que conoce y que va descubriendo con el tiempo. Allá, me cuenta, la tradición de la escritura a mano está muy viva, por eso gran parte de los trabajos que hace son tarjetas o sobres noshi con origami, para regalar o encuadrar.

Siempre creí que las cosas simples y cotidianas cuando tienen un significado, adquieren otro valor. Kokoro es un lugar donde encontrar papeles plegados, con historias y sentimientos reflejados en ellos. Kokoro significa “corazón, alma, sentimientos” y es una de las palabras que más me gusta del idioma japonés. Y un poco de todo eso es lo que me gustaría compartir con quienes pasan por allí“.

Le pregunto cómo es trabajar en las antípodas. Porque Kokoro nace y se hace en Japón, pero puede viajar miles de kilómetros hasta llegar a las manos-destino. Los primeros meses, me cuenta Paola, fueron de dobleces silenciosos a la madrugada. “Y de mucho apoyo de mi marido, teniendo un bebé chiquito es a veces difícil encontrar el tiempo durante el día para plegar“. Por suerte hay stock de productos en Buenos Aires, gracias a la mamá de Paula que oficia de repartidora de origamis.

También hay productos que pueden ser plegados en destino (homenaje a aquella tía de las grullas). Trabajo en equipo. “Hay pedidos especiales o personalizados, que se coordinan por e-mail con quien los encarga y se envían mensualmente, para que luego los retiren por Capital o se envíen por correo al interior. El hecho de no estar fisicamente allá, hace que el contacto sea muy lindo a través de correos electrónicos, disfruto muchísimo conociendo a través de sus palabras e historias a quienes van a ser los destinatarios de los trabajos. En pocos meses vamos de visita  a Buenos Aires, así que espero ansiosa el próximo viaje para poder conocerlos en persona“.

Kokoro es origami para regalar, para decorar, para jugar, para colgar, para festejar. Para tener un contacto más cercano con una costumbre fascinante y milenaria y una tierra tan lejana. Esa que conquistó a Paola y que le permitió recuperar lazos y tradiciones familiares, conocer otras maneras de querer, de regalar y hasta de respirar la paz.

En febrero y marzo Paola va a estar en Buenos Aires y va a dar un curso de Origami. ¡Imperdible! Más info en el blog, en su Fan Page o pronto en Emma&Rob.

Kokoro Origami y etcéteras blog
En Facebook

 

6 cosas que dijeron

  1. 17 Enero 2012 at 1:40 — Responder

    Qué lindo empezar el día y encontrarme con esta preciosa nota! Mil gracias Luciana, por tus lindas palabras y por todo! 🙂

    • 17 Enero 2012 at 14:10 — Responder

      Gracias a vos Pao por la buena onda y el amor que llega intacto del otro lado del mundo!

  2. 17 Enero 2012 at 21:22 — Responder

    “Mil grullas”… de los cuentos más lindos que leí en mi infancia. Muy linda la nota.
    Besos!

    • 17 Enero 2012 at 21:32 — Responder

      Yo no lo lei! Creo que tengo que buscarlo… a ver si lo guardo para Emma. Hola Madre 😀 Un gusto verte por acá. Un abrazo!

  3. CINTIA
    18 Enero 2012 at 12:29 — Responder

    HOLA QUIERO SABER DIAS Y HORARIOS DEL CURSO,SI HAY EL DIA SABABDO.DESDE YA MUCHAS GRACIAS

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *