DESTACADOSDISEÑADORESDISEÑORECOMENDADOS

Fábrica de Pastas: laboratorio de ideas

“En Fábrica nos fascina mezclar telas, texturas. Indagar en materiales que quizá usualmente no se usen para el fin que le damos nosotras. Amamos el color, por eso nuestros objetos suelen ser coloridos, como le gusta a los niños. A veces a los padres les gusta mucho algo, pero después los niños no le dan uso. Por eso en Fábrica pensamos en ellos, y esa es nuestra filosofía. Los padres lo van entendiendo, por lo tanto recibimos muy buena respuesta, cosa que es muy gratificante”.

Fábrica de Pastas es un proyecto orgánico, en crecimiento. Como los niños y las niñas, se mueve, se adapta. Tiene diseños jugados, arriesgados, brillantes. Sin miedo. Acá pueden leer un poco más: emmayrob.com/fabrica-de-pastas.
Me autocito: Andy (publicista) y Débora (diseñadora de indumentaria, especializada en patchwork)  se cruzaron por casualidad, por amigos y otros proyectos. Se entusiasmaron con la cartera de arcoiris, el primer paso juntas, que en poco rato se transformó en la punta del iceberg, de un proyecto más grande, con más ideas, más productos.

Sobre esos productos, explican “están pensados y desarrollados por nosotras. Los materiales son nacionales, al igual que la mano de obra. Avalamos el comercio justo y responsable. Tenemos un tema con la producción de basura, por lo tanto estamos pensando todo el tiempo cómo entregar nuestros productos:  usamos papel, cartón o materiales reutilizables. Y siempre estamos investigando cómo mejorarlo”.
A la línea de disfraces (me hacen pensar en el Ziggy Stardust de Bowie, así de lejos vuelo) que tiene opciones unisex, se sumó una nueva línea de contenedores ¡trasparentes! Un punto (muy) a favor: la posibilidad de ver qué hay dentro (y lo bien que queda).
Andy me dice: “Le ponemos mucha dedicación a cada producto y nos la pasamos probando, por eso hay cosas que quizá no salen, o las hacemos, las dejamos y las sacamos más adelante. Hemos estado un año probando algún producto. Nos importa mucho la calidad de cada cosa. Y nos gusta mucho probar distintos productos, tenemos miles de ideas en nuestra cabeza. Nuestra idea: no casarnos con ningún rubro, sino que sea para los niños”.

La medidas:

Contenedor grande: 58 cm alto x 36 cm de diámetro. Material: plástico transparente, bolsillos en verde y celeste, cinta al bies en color naranja, impermeable. Manijas en cinta amarilla.
Contenedor chico: 30 cm alto x 25 cm de diámetro. Material: plástico transparente, sin manijas.
Lunchera: plástico transparente con detalles de bolsillos y bies en tela impermeable; cierre plástico; manijas en cinta mochilera en color amarillo. Base 10 x 15 cm; frente 20 x 27 cm y profundidad 15 cm.

No hay comentarios

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *