DECORACIONDISEÑO

El Buhito: los recursos (ingeniosos) del insomnio

Conozco a muchas madres primerizas (me incluyo en esta enumeración) que se pasaron el primer año sin dormir. Casi. Durmiendo muy poco, que es casi lo mismo que no dormir, porque dormir poco es no dormir lo suficiente, lo que uno necesita para no empezar a escuchar voces, por ejemplo. A Paula le pasó algo así. Su Sofía no dormía NADA (lo remarca en mayúsculas). Tres de la mañana y ella con los ojos enormes, como búho. Bebé búho que no duerme alumbra una idea.

La idea se terminó llamando, justamente, El Buhito. A Paula le quedó la energía suficiente como para darle forma (propia) a un montón de ideas que se le vinieron a la cabeza a partir de sus propias necesidades como madre. Es graciosa y clara cuando lo cuenta: entre pañales rebalsados y vómitos, vivía desarmando el cochecito para lavarlo. “Era lo que menos necesitaba con un hijo recién nacido, como si fuese poco lo que ellos demandan“. Se consiguió un colchoncito pero no la convencía. Así que empezó a pensar en el producto, cómo lo quería, buscó las telas y se largó.

La largada son estos colchoncitos (“colchonitos”) para coches que no sólo cubren esa necesidad casi compulsiva de las madres de generar esponjosidad y contención alrededor de los bebé. También protegen al coche de los desbordes (y a la madre de cansadores rasqueteos). El plus: están confeccionados con materiales hipoalergénicos y son ¡lindos! Vistosos, coloridos, con el sello inconfundible de los textiles de Kom. O sea: prácticos, ahorran trabajo y son de buen gusto. Se lavan en lavarropas y se adaptan a todos los modelos de cochecitos.La intención, explica Paula, es ir sumando nuevos productos. Ya hay, además, una pequeña colección de bolsos maternales de lona, con dos bolsillos laterales para mamaderas y enseres; bolsillo externo para llave y celular; cuatro compartimientos internos para pañales, interior forrado en tela impermeable y mucho espacio para llevar de todo. Todos los bolsos incluyen un cambiador haciendo juego.

Y, finalmente, las lámparas Petits Champignons de París, ideales para usarlas como luz de noche en el cuarto infantil (o la mesa de luz del adulto, la biblioteca, el livng, yo lo pensé). Fabricadas en plastisol, no se calientan ni se rompen. Vienen en varios colores (¡más lindos!): blanco, celeste, rojo, fucsia y rosa. Usan lamparitas mignon de 25 wt, o luz fría de bajo consumo. Miden 30 x 15 centímetros de preciosura total.

En marzo habrá novedades: más productos, rediseño del sitio. Mientras tanto, para mantenerse actualizados, hay que pasar por la web o hacerse amigos en Facebook.

 

2 cosas que dijeron

  1. Patricia
    28 enero 2012 at 1:57 — Responder

    Que lindas cosas!

  2. mama
    14 febrero 2012 at 23:45 — Responder

    que lindo todo .la pag cada vez me gusta mas .esperando ansiosa los nuevos productos.te super felicito y me siento muy feliz de ver como llevas adelante con mucha paciencia y tenacidad.ADELANTE .LA VICTORIA ES tuyaaaaaaaaaa.
    BSS.

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *