COMERSALIMOS

Cusic: comer, descansar, jugar

No quiero ir a comer a lugares PARA chicos. O bueno, eventualmente sí, puedo negociar. Pero no siempre. No quiero (no queremos) dejar de salir, de vez en cuando, a comer afuera. Y ahora que somos tres, somos tres también para eso. Por eso con esta reseña inauguro lo que se me ocurre subtitular como “Una guía de restaurantes para ir con hijos”. Se trata de ir recolectando bares, restaurantes, cafés, parrillas, lo que sea, que vaya conociendo, o que frecuente (o que los lectores recomienden!), y que me parezcan cómodos, razonables y amigables para ir con hijos (bebés o niños).

Entonces, acá el primero.

Cusic
El Salvador 6016
Palermo
011 4139-9173
Abierto de miércoles a domingo de 10 a 20 hs

Facebook y Twitter

Cusic es la casita de té que Cusi soñaba de chica en Misiones. Cusi es la dueña; Cusic es el bar. Se la pasa aclarándolo y también me lo aclaró a mí cuando se lo pregunté. Es raro: fui infinidad de veces y no sabía por qué ese nombre. Y tampoco le había preguntado el suyo. Es que en general es bastante infrecuente saber cómo se llama la persona que te trae la comida, excepto que tenga esos cartelitos alienantes que dicen “hola, mi nombre es Teodoro”, por ejemplo. Pero en Cusic la familiaridad es algo que abunda.

Creo que es eso lo que me encantó de entrada: la ausencia total del efecto vidriera que tanto abunda en Palermo. Cusic es una casa. Se entra tocando una campana, de la que cuelga una cuchara de madera. Te abre la puerta la misma Cusi, muchas veces, flanqueada por Frida, una caniche gris que a veces roba ensalada (yo la vi!). Cusic era una casa de fiestas. Ahora es un restaurante, pero sigue siendo una casa. Cusi se vino de Misiones a estudiar y en Buenos Aires se encontró con muchas cosas, pero le faltaba esa familiaridad que te dan los lugares íntimos, conocidos. Por eso quiso, desde el principio, que Cusic fuera un lugar en el cualquiera pudiera sentirse en casa, contenido.

Hay un cuerpo principal, y una galería que acompaña la casa. Atrás hay un patio en el que Cusi cultiva las hierbas aromáticas. Y cuando está lindo -cuando esté lindo- es imperdible estar ahí, pasando el rato.

La comida es rica. Riquísima. Cocina todo Cusi, incluso los panes, con un poco de ayuda. Todo bien fresco y por eso, me explica, a veces tarda un poco más en llegar a la mesa. Porque los platos no se marcan, para conservar los sabores y las virtudes de los ingredientes, pero también para no generar desperdicio de comida. Es sana la comida, mayormente. Esto significa que se puede compartir con un bebé que ya come alimentos sólidos. Hay muchas opciones que coquetean con lo naturista, pero también se puede pedir un omelette de jamón crudo y queso. O de queso solo. La pastelería también es deliciosa. Yo siempre pido el budín de canela (un hitazo que conocí por el boca a boca) y que suelo pedir que me reserven antes de comer, inclusive. Ese es también el favorito de Emma.

Cusic es grande, amplio. Hay espacio entre las mesas, por lo que entrar con un cochecito (paragüitas o más armatoste) es posible, fácil y nadie te va a estar pidiendo que te corras o haciendo malabares con bandejas encima de la cabeza de la criatura. También es tranquilo: la música está siempre a un volumen discreto (mucho Los Campos Magnéticos, para mi regocijo), y la gente, con esto de sentirse como en casa, está tranquila, no grita y se acopla al ritmo armonioso del salón.

Ahora que hace frío, el hogar suele estar prendido. Si no, la estufa, por lo que Cusic está siempre calentito. La escalera que sube al entrepiso es una tentación inevitable para bebés que ya caminan y niños más grandes. En el caso de los bebés, resignación y a acompañarlos a subir y bajar unas cuantas vueltas hasta que se entretengan con otras cosas. Los más grandes se pueden entretener subiendo y bajando por su cuenta, o recorriendo el patio trasero.

Los baños son grandes (bueno, al de hombres no entré, pero imagino que también!) y limpios. Como la mayoría de los bares de la ciudad, no tiene cambiador de bebé pero al ser lo suficientemente espacioso permite llevar el coche e improvisar un cambiador sin problemas. A los bebés más grandes se los puede cambiar parados (una técnica salvadora que aprendí en un viaje!). También hay un par de sillas para bebés a disposición, aunque no hace falta pedirlas si, por ejemplo, el sillón cercano a la cocina está disponible.

Los días de semana Cusic es una isla, tranquilo y calmado, para desayunar, almorzar, merendar o hacer una cena-merienda. El microclima que buscaba crear Cusi está intacto.
Los fines de semana, por supuesto, la cosa cambia y en general está mucho más lleno de gente. Conviene, pensando en los tiempos menos laxos de los hijos, llegar temprano para comer o llamar por teléfono para ver cómo viene la cosa.

Cusic no es un restaurante para chicos, pero todas las veces que fui había alguno, con abuelos, con padres, con tíos. Con Emma me resulta absolutamente cómodo. Ha dormido siestas ahí, ha subido y bajado las escaleras mil quinientas veces. Más de una vez se extasió con la muñequita de Kitty que está cerca de la chimenea y siempre, siempre, me dice “más, más!” cuando le doy migas de budín.

5 cosas que dijeron

  1. 20 Julio 2011 at 14:38 — Responder

    Siempre voy a ese lugar y es muy bueno para pensar, leer, estar tranquilo, usar la compu y la comida es riquísima. Recomendación total para niños y grandes el budín de canela.

    Saludos Emma y Rob!

    • 20 Julio 2011 at 15:17 — Responder

      Gracias Paintyagua!
      Seguro nos veremos seguido por allí, entonces.
      Muy genial tu blog
      ;D

  2. 29 Julio 2011 at 1:42 — Responder

    Emma y Rob me encantó encontrar tu blog! muy bueno, con datos de lugares que quiero conocer como éste! pasaré de ahora en más por más novedades!

    Un saludo!
    Te invito a pasar por Mi Libroteka

    http://www.milibroteka.blogspot.com

    • 29 Julio 2011 at 14:38 — Responder

      Hola Milibroteka! Muchas gracias por tus comentarios. Casualidad! Nosotros también descubrimos tu blog y nos encanta! Pronto te vamos a escribir para hacerte una entrevista!!
      Saludos!!

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *