DECORACIONDISEÑOTIENDAS

Cuando una sonrisa puede abrir muchas puertas. STU

Conozco a pocas personas que puedan permanecer impasibles delante de esta galaxia de cuadernos, cajitas, cajas de cartón, lápices, agendas que podríamos llamar “el mundo de la papelería cute“. No soy el ejemplo, claro. Uno de los más grandes tesoros (perdidos, sí, tiene final triste) de mi vida fue una carpeta, por años cuidada y cultivada con paciencia, de papeles y sobres de carta de My Melody, Kitty, Little Twin Stars y otros adorables de la década del `80.

Smiling to Unlock o STU es casi como una prueba de fuego, un test para medir la resistencia a la lindura total. Te sirve para saber cuán finito podés decir “ahhhh” y probar la propia capacidad de perder la cabeza y olvidarse de todo ante el poder inmenso de un vaso que te sonríe todo el tiempo.

Me topé con STU y sus maravillas en Minimum Kids House. Pero, sin saberlo, esto más que un primer encuentro era un reencuentro. Porque a Julieta (ideóloga, responsable y imparable contagiadora de entusiasmo detrás de este proyecto) ya la conocía. ¿De dónde? De un anterior emprendimiento. Y en esas encrucijadas de casualidades que pasan cada tanto, Flora, de On The Corner y Eso es muy Flora (un blog que me encanta leer) justo me habló de STU y (generosa!) me regaló un precioso cuadernito (en el que estoy anotando TODO lo que me falta hacer antes de que llegue el bebé).

Julieta tiene al menos dos cosas imprescindibles: un entusiasmo a prueba de todo y un gusto exquisito para elegir aquello que va a sumar a la colección de STU. Atraviesa las barreras, llama al otro lado del mundo y consigue lo que quiere, y sabe cómo combinar las cosas para que su marca sea irresistible. Lo que empezó como una (casi) cacería para poder comercializar los productos del ilustrador y diseñador Shinzi Katoh (no se lo pierdan!), terminó (no, mentira, no terminó, recién empieza!)   en algo mucho más grande, que tiene más tentáculos que un pulpo y se está convirtiendo en uno de los hits del año y uno de los favoritos de los que andamos atrás de todo-lindo.

STU es, en rigor de verdad, es papelería + librería + packaging. Ahora, por suerte, es ciertamente mucho más que eso. Sorbetes y vasitos para cumpleaños, cajitas, botellas, esos vasitos que sonríen, sobres, cuadernos, monederos, anotadores, agendas…tomo aire. Sigo. Sobres, sticky-notes, anotadores, cajitas de stickers hechos por ilustradores (todo pequeño, todo delicioso), luncheras, cantimploras, cartucheras, lápices de colores, papeles de carta. ¡Ay!

STU crece y crece como una enredadera. Hay muchas novedades en camino. Mientras llegan, les recomiendo que se hagan una pasadita por su web o su Facebook o por su lindo blog para ver qué hay, tentarse -mucho- y elegir, para regalar, para el Día de la Madre (¿por qué no?) o para llenar el dormitorio infantil de souvenirs de un mundo feliz.

1 Comment

  1. STU
    12 Octubre 2012 at 14:35 — Responder

    Muchas gracias, Lu, por poner en palabras tan amorosas nuestro Universo. Gracias por tu generosidad, por tu mirada profunda y tu calidez. Si STU es un puente hacia gente como vos, entonces todo ha valido infinitamente la pena. Cariños, Julieta

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *