DECORACIONDISEÑORECOMENDADOS

Cuando llega la hora de dormir

La infancia es la era de los pijamas. Sí, es cierto, los grandes también los usamos, pero los chicos son los más absolutos, libres y beneficiados disfrutadores de la comodidad de estar en ropa de cama sin prejuicios. Ni hablar de los enteritos que cubren todo el cuerpo. Hace unos años vi, de viaje, uno que me podía ir perfectamente, pero no me animé a comprarlo por pudor. ¡Mal hecho!

Namoo (que significa árbol en coreano) extiende sus dominios (ja!) sobre ese mundo de confort y suavidad de los pijamas. Ese crecimiento pausado y seguro de los árboles, sobre sus raíces firmes, coincidió con la idea de educacion y crecimiento que las dos madres responsables del proyecto tienen para sus hijas.

Estas dos mujeres, sin experiencia textil (una de ellas psicóloga y vendedora ocasional de ropa importada para niños, la otra, psicopedagoga) se conocieron en el jardín (sus nenas son compañeras), encontraron tiempo (y ganas, lo que siempre me genera admiración!) para empezar algo juntas que tuviera que ver con el mundo infantil, y que les permitiera (a partir de su propia experiencia) crear una marca de ropa que se destacara por su calidad en las texturas, diseño sencillo y delicado y la comodidad para el uso diario.

Nuestras ideas surgen de la experiencia de criar a nuestras hijas, de las necesidades y dificultades que vamos notando para conseguir determinado producto. Así nos dimos cuenta que no encontrábamos en el mercado pijamas de calidad en cuanto a telas y confección, tampoco sistemas antideslizantes en enteritos para dormir y quisimos hacerlos también para chicos más grandes“.

Namoo tiene (principalmente) pijamas para nenes y nenas entre los 2 y los 10 años (y esperan incorporar más talles). A partir de la temporada de verano, suman trajes de baño y batas, otro de sus caballitos de batalla: hechas en toalla doble felpa para un secado más suave y absorbente, con el cinturón incorporado sin trabas para que no se mueva ni caiga, y la chance de  personalizarlas con el nombre (ideal para las piletas de natación y evitar extravíos incómodos). Un tip muy útil: las prendas Namoo no tienen etiquetas en el cuello, que pueden resultar sumamente molestas para muchos niños, y además casi siempre se terminan por cortar.

 

¿Dónde se consigue Namoo?
A través de Facebook , de su página web oficial.
Hacen envíos a todo el país o se pueden retirar los productos, previa cita, en el barrio porteño de Caballito. Responden con mucha dedicación a todas las consultas, y les interesa que los compradores puedan conocer sus confecciones en persona. Esperan poder tener puntos de venta en locales multimarca de todo el país muy pronto.
¡No se pierdan las liquidaciones de otoño-invierno!

 

 

1 Comment

  1. 17 agosto 2012 at 13:07 — Responder

    Los pijamas son lo mejor que hay para chicos y grandes. Tengo que volver a ellos, de donde no debí alejarme nunca 😉

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *