COMERSALIMOS

Crisol Gentetomandocafé: 100% hijo friendly

Crisol Gentetomandocafé
Freire 1502
Ciudad de Buenos Aires
Siempre abierto
Web
Facebook

En la búsqueda de lugares para ir a comer en familia, con hijita incluída, nos hemos encontrado con distintas opciones. Adaptables, no adaptables para nada, medianamente familiares… Como nuestros amigos saben que estamos siempre a la caza, nos van recomendando lugares.

Por eso cuando Pablo y Ana (los dueños de la preciosa tienda La Dominga) nos recomendaron Crisol, lo tomamos muy en cuenta. Ellos también son padres, su negocio está apenas a unos metros y van muy seguido con su hijita. Y nos hablaron maravillas de Hernán y Alfonsina, los dueños de Crisol, que inauguró hace apenas cuatro meses, pero ya tiene una clientela fiel y entusiasta.

Aprovechamos el último feriado para ir. Llegamos con la bebé dormidísima en su coche (el grande). En la calle, mucho frío. Adentro, templado, música suave y mucho, muucho lugar para circular con el coche. Eso fue lo primero que nos entusiasmó: ¡cuánto espacio! Enseguida nos atendieron súper bien. Nos dieron una mesa grande y nos trajeron las cartas.

Soy, por momentos, más fan de los dulces que de lo salado. Y soy prácticamente devota de las meriendas. Por eso, a pesar de que era el mediodía y que teníamos que almorzar los tres, no pude evitar tentarme con las propuestas para la tarde: batidos frutales, opciones salusables con yogur, cereales, scons, cookies, muffins, barritas de crumble. Y los desayunos temáticos, otro hit (“Para leer un libro, capítulo I y capítulo II”; “Para charlar con amigos”, “Para sentise bien”). En fin, ¡concentración! Para comer, entonces, pedimos un plato del día (risotto con camembert y jamón crudo), una sopa cremosa de zanahoria y un sándwich de carne con papas doradas.


Acá otro detalle hijo-friendly: Crisol también ofrece menú saludable para niños. Sandwich de cuadril, fingers de pollo y pastas con salsa de tomate casera son las opciones especiales. También hay para ellos meriendas (“Para después del cole”, tres opciones: leche chocolatada y cookie, batido multifrutal y medio tostado, y leche con dulce de leche y muffin). En nuestro caso, como Emma dormía y tampoco come tanto, decidimos compartir con ella el risotto. Comimos muy bien, muy tranquilos, mirando revistas (hay una pila de revistas actualizadas a disposición).

Cuando se despertó el lirón, buscamos una de las varias sillitas para bebé que hay disponibles (con cinturón de seguridad incluído, aplausos!!!) y la sentamos. Automáticamente se lanzó con hambre de oso sobre el risotto. ¡Un éxito! Una de las camareras, muy atenta, nos ofreció calentarnos un poco la comida, así que mientras tanto Emma se entretuvo comiéndose las papas del sándwich de su papá (tuvimos que pedir unas más, de tanto que le gustaron).

De postre pedimos un muffin de manzana (yum!) y café, uno de los ítems que hacen famoso a Crisol. Le hace honor a su fama, y eso que pedimos café solo (tienen bastantes variedades, con blends exclusivos y mezclas originales de la casa).


Para terminar, el broche de oro: Crisol no sólo tiene baños grandes y cómodos, habilitados para discapacitados, sino que además…el baño de mujeres tiene cambiador para bebé! Un hallazgo y una gran idea de Alfonsina y Hernán, que saben lo complicado que puede ser salir con un bebé chiquito y tener que hacer malabares para cambiar un pañal en caso de filtraciones inesperadas. Alfonsina me comentó que fue casi espontáneo el hecho de que Crisol sea tan apto para ir con niños pequeños, y que eso tiene que ver con sus vivencias (su hijo más chiquito tiene dos años), con saber lo importante que es para una mamá poder cambiar cómodamente un pañal y disfrutar de un ambiente amable y familiar.

Conclusión: vale la pena darse una vuelta por Crisol (a mí me quedó pendiente la merienda, ja). Es un lugar encantador, muy cómodo, que pronto estrenará mesitas en la vereda para aprovechar el sol y estacionamiento para dejar las bicicletas. Los precios son tan amigables como la propuesta en general. Y de paso, a la salida, ahí está La Dominga para darse un gusto y llevar algo nuevo a casa.

9 cosas que dijeron

  1. 30 agosto 2011 at 16:59 — Responder

    Qué linda nota, da ganas de tomarse un café con leche gigante!

  2. pablo
    30 agosto 2011 at 17:25 — Responder

    hermosa nota, que bueno que les haya gustado! no es facil recomendar pero realmente nosotros estamos super contentos con la existencia de Crisol a 20 metros de nuestra tienda. Un lugar tal cual lo describis.
    Vieron las mini plantas como en una bola de tierra? son geniales.
    Ahora estamos juntando firmas para que pongan un cambiador en el baño de hombres!

    • 30 agosto 2011 at 23:30 — Responder

      Le saqué un montón de fotos a las mini plantitas, Pablo, son geniales! O gestionan el cambiador en el baño de hombres o gestionan el pase libre al de señoras, jajaja.

      • Ana
        31 agosto 2011 at 1:01 — Responder

        yo ya gestione la entrada de pablo asi que no tengo ningun problema, Crisol es lo mas!

        • 31 agosto 2011 at 14:46 — Responder

          Jjajaja, genial, además, es un lugar no sexista!!!

  3. […] ¿De qué se trata? De que el/los niños de la casa le saquen una foto el mismo día de la madre (en Argentina, este domingo 16, por si a alguien se le pasó!) a mamá con su regalo. Esa foto se sube al perfil de Facebook del adulto que ayude, con una mini descripción de quiénes están en la foto y de qué se trata el regalo. Se etiqueta a grisino.ropaparajugar (ese es el nombre correcto) y listo! Son tres categorías: el regalo más divertido, el más original y el mejor regalo hecho a mano (muy Emma&Rob eso!). Se va a elegir un ganador por cada categoría y tres menciones (también una por cada categoría). Ganan premios las mamás y los nenes que sacaron la foto. Hay órdenes de compra en Grisino, agendas de Magneto, un día de spa, un accesorio y ¡una merienda en Crisol, uno de nuestros lugares más recomendados para ir con niños! […]

  4. ines
    30 enero 2012 at 11:57 — Responder

    Hola! leí este post la semana pasada y, de casualidad el viernes, me topé con Crisol y dije…”una señal”!!
    nos sentamos en una mesa afuera con mi cuñada y mi suegra y la pequeña Matilda gateó por arriba de las mesas, desordenó las servilletas y nadie dijo nada!! jejjee. Muy rico el capichino helado que me tomé y el muffin de arándanos que compartí. muy recomendable!!! gracias!!!

    • 30 enero 2012 at 14:54 — Responder

      Hola Inés! Qué bueno que lo hayan pasado tan bien y me encantó lo de la señal!
      Los chicos de Crisol son muy hospitalarios y es realmente un lugar muy amigable para ir con niños. ¡Gracias por compartir tu experiencia!
      Un beso grande!

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *