DESTACADOSLEERMISCELANEA

Aventuras (para pintar) en la cocina

Poder pintar un libro, a mano alzada, en el suelo, con la lengua un poquito afuera por el esfuerzo. Pintar con los lápices con las puntas como vengan. Con los marcadores del tarro, todos mezclados, altos y bajos -casi nunca aconjuntados, en pares-. ¿Y la comida? En el libro. Esta es la gran cosa de Aventuras en la cocina, el nuevo “menú” -hallazgo de nombre- de actividades que publicó Periplo (mi editorial, ustedes perdonen mi justificada falta de objetividad). Ilustrado por la tan talentosa Josefina Schargorodsky, escrito en colaboración por Jimena Ríos y Eloise Alemany, Aventuras en la cocina es un libro para jugar.

Jugar y pintar. Inventar, digo, recetas, etiquetas. Pensar en comida y jugar con la comida. ¿Un libro de actividades sobre comida? Sí. Porque Periplo tiene ese run run, esa columna vertebral que se articula alrededor del amor por la mesa puesta, por las recetas que se pasan, que se susurran, que se aprenden. Entonces ¿por qué no darle una vuelta de tuerca y acercar las ideas? La ilustración, el libro de sketches, los ingredientes, las recetas. Todo eso. ¿Por qué no? Y, sí.

Me cuenta Josefina Schargo sobre la cocción de este menú ilustrado: “La idea siempre fue que hagamos el libro en equipo. Lo fuimos pensando entre las tres. Las tres fuimos armando las ideas para las actividades, pensando cosas divertidas y el recorrido del libro. Queríamos cubrir todos los temas que circulan alrededor de la cocina, además de cocinar: las compras, los alimentos, la huerta, las recetas, el menú, etc. Queríamos también que fuera divertido y con un poco de humor. Fuimos ordenando las actividades. Yo me puse a dibujar. Todo el tiempo fuimos pensando actividad/dibujo en simultáneo. Eso estuvo buenísimo”.

“Pensamos muchísimo en los detalles, en las cosas que nos gustan a nosotras alrededor de la cocina, en el libro que nos encantaría tener. En cuanto al estilo, desde un primer momento Eloise me dijo que quería que dibuje como lo hago en mis cuadernos, un poco más suelto para también invitar a los chicos a animarse a dibujar”, cuenta Josefina.

Le pregunto a Josefina si ella tenía libros para pintar de chica. “Creo que no tenía. Mi abuela, que era artista plástica, no me dejaba”. Entonces, ya que estoy, le pregunto por sus platos preferidos. De la vida real y del libro. “Mi comida preferida en la vida es la tortilla de papa y en el libro, me encanta la actividad de las brochettes. Así que supongo que esa. Si no, la pizza”.









Recomendado (sé que reniego de las categorías de edad, pero también sé que sirven y mucho) a partir de los 5 años, Aventuras en la cocina es un gran GRAN regalo, autoregalo, para niños, niñas y grandes. Una oportunidad perfecta para ofrecerle un libro a un pequeño aún no lector (y para lectores, desde ya) o para pasarse la tarde panza abajo, lengua afuera, pintando, dibujando, sacando punta, volviendo a pintar.

 

Periplo web y tienda
Periplo en Instagram
Josefina Schargo en Instagram 

1 Comment

  1. Mara
    16 noviembre 2018 at 18:01 — Responder

    Lo amo. ¿Hay algo que no sea maravilloso de ésta gente? Dejame pensar…¡no! Regalo ideal para mi Teo cocinero. ¡A la lista!

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *