DISEÑOTIENDAS

Algo nuevo, algo prestado, mucho usado!

Soy una defensora a ultranza de comprar cosas usadas. Usadas o vintage (no siempre esas dos categorías van juntas). No sólo porque se encuentran cosas originales, hermosas, con cortes y materiales inconseguibles, sino porque creo en que los objetos tienen que poder vivir varias vidas antes de ser descartados. Ropa, muebles, libros, discos, adornos, loza. Creo que no debe haber rubro que no haya visitado alguna vez.

Bueno, hubo uno ante el que me costó bastante rendirme: el infantil. Yo, que tengo el (por lo menos) 70% de mi guardarropas entre vintage y usado, no me animaba a comprarle y ponerle ropa usada a Emma. Me pasó más o menos hasta el año. Un día, en una de mis ferias favoritas -Ferias de la Provincia, pronto va a haber una y no pienso perdérmela-, encontré este increíblemente lindo enterito de la década del 70. No lo dudé, me lo llevé ($60 pesos) y Emma lo estrenó enseguida. De hecho, eso fue hace meses y todavía lo usa (y le queda!).


Hace poco, volviendo de Villa Ocampo, paramos en una venta de garage (sí, esas cosas también pasan en Argentina!) en una casa y Emma se volvió con un conejo (estaba sucio, pero después de lavarlo quedó genial) y una blusa de marinerita que es un sueño ($10 las dos cosas). Dejé mi mail para que me avisen cuándo se hace la próxima (lo comparto con quien quiera!).

Otro gran recurso es la feria que se hace en el Club Trovador, en Vicente López. Todos los segundos sábados del mes se llena el salón de mesas y puestos de gente que vende sus antigüedades, baratijas, ropa que ya no usa, ropa de afuera (hay mucha gente adinerada que se desprende de cosas geniales), adornos y sí, ropa de niños. La última vez que fuimos nos llevamos este enterito original de Plaza Sésamo (sin uso), la camiseta y una camisa blanca con mariposas. Todo por $30, impecable y sin una marca.

Buscando más opciones, encontré otra que me pareció muy interesante. Se llama Baby Exchange y es bastante pionera en Buenos Aires: se suma a la tendencia europea (me comentaba una conocida que vive en Alemania) de vender artículos para chicos (ropa, muebles, juguetes) de segunda mano, en excelente estado. O sea: venden todo eso, también cosas nuevas y su showroom es exclusivamente dedicado a lo infantil. Lo mejor: no sólo venden, sino que toman en consignación cosas que uno quiera vender (50 y 50, todo en excelente estado).

Michelle, una de las creadoras de esta tienda de segunda mano, me comentó: “Baby Exchange es un concepto nuevo. Le damos la oportunidad a las madres de poder vestir a sus hijos con ropa de muy buena calidad, excelente estado y con diseños (La Follie, Ralph Lauren, Gap, Old Navy, entre otros) y tambien tener los últimos accesorios como cochecitos, juguetes, muebles, a muy buen precio, para niños de 0 a 12 años.  El emprendimiento surgió porque somos mamás. Tenemos hijos chicos y no sabíamos quá hacer con las cosas: los chicos crecen muy rápido y tanto la ropa como los juguetes lo pierden como si nada. Entonces pensamos que si abríamos un showroom, poníamos nuestros productos y los de nuestras amigas y conocidas podia funcionar. Y así fue, de boca en boca, hemos crecido“.

Con apenas seis meses funcionando, Michelle cree que Baby Exchange puede aportar, además, a la toma de conciencia sobre la importancia de reutilizar y consumir responsablemente: “Pensamos que una vez se cree una cultura de reciclaje podemos crecer y educar a la gente en la idea de que los productos para niños también bien son reciclables“.

¿Quién más se le animó al usado-vintage para chicos? ¿Alguna dirección o feria escondida para compartir?

Direcciones:
Ferias de la Provincia Vintage
Feria del Trovador: Av. Del Libertador 1301, Vicente López
Baby Exchange: Cervino 3965 piso 4-16
Lunes-miércoles-jueves de 12 a 18 hs.
Cel: 15 6266 1204
En Facebook

3 cosas que dijeron

  1. 27 septiembre 2011 at 17:27 — Responder

    Yo a Lolo el año pasado, cuando empezó sala de 3, en vez de ir a un súper o a Once a abastecerme de “ropa de batalla”, decidí comprar un lote de ropa usada en Mercadolibre. Eran como 20 prendas que pagué 120 pesos en total!
    De vez en cuando sigo buscando oportunidades así y de vez en cuando vuelvo a encontrar.

    • 27 septiembre 2011 at 18:55 — Responder

      MUY BUEN DATO Loli!! No tenía tan presente fijarme en ML. Lo voy a hacer! (Pasá usuarios cuando veas!).
      Besos!!

  2. […] pasa en muchos lugares del mundo, incluso en algunos donde se consume mucho más que por acá) comprar con conciencia. Lo que se necesita quizá esté a mano, alguien ya lo usó y lo dejó, en perfecto estado, para […]

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *