DISEÑOJUGUETES

A ser y hacer

La paciencia va llegando con el tiempo. Conozco a chicos muy chiquitos que se sientan y pintan o arman o desarman rompecabezas con el tesón de un artesano chino. Pero no es lo más común. Lo más común, creo, es que la paciencia vaya llegando, se vaya aprendiendo como se aprenden las letras, las reglas de etiqueta, los nombres de las cosas y las maneras de alcanzar lo que está muy alto.

london2
chichen
proyectos_75970e7ef7020aea8bcfa5c1594a3556_7

SticksArt me llamó la atención, justamente, porque empieza a pertenecer a ese universo del tiempo que se transcurre sin ansiedad. De ese juego más minucioso, más delicado, menos de atropello y chichones.
Es un juego de construcción que tiene varias premisas cumplidas: es ecológico (los manuales están fabricados en papel reciclado certificado FSC, las cajas son mezcla de papeles y cartones; las maderitas, producto de madera nacional de reforestación y el cortador, de retazos). Es didáctico. Es un juego para compartir: involucra a padres e hijos. Es un juego y es (puede ser) un hobby.

carrousel2

Esta es la idea de Martín y Nacho, dos amigos que querían justamente inventar un juguete (Nacho, además, tiene una juguetería) propio, inteligente, para poner sobre la mesa creatividad, tiempo, inteligencia. La idea fue creciendo, haciéndose mientras se hacía. Tomando otros atributos: se hizo algo que funciona para aguzar la vista, la motricidad fina y la imaginación.

sticks2
Hay distintos niveles de complejidad. Uno, recomendado a partir de 9 años, que incluye palitos cortados, por lo que es sencillo para comenzar. Los otros van sumando complejidad, y se sugieren de 13 años al infinito.
Se arman. Se hacen. Y dicen, se coleccionan o se usan como elementos decorativos (porque pintados a gusto del jugante quedan muy hermosos).

SticksArt Fanpage
Web

No hay comentarios

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *