DECORACIONDISEÑO

A la hora de La Merienda

Me acuerdo siempre de un capítulo de Los Simpson en el que los chicos iban de paseo a una fábrica de cajas (y sus némesis, a la de fuegos artificiales). Uno ya sabe que una caja es mucho más que eso. Especialmente cuando arma una casa, y tiene hijos, y una caja de zapatos puede convertirse en una casa de muñecas, una caja de galletitas en un refugio para reliquias (a salvo de manos pequeñas) y un cajón de manzanas, en una mesita improvisada.

La Merienda (al margen, y nada que ver, pero mi momento del día preferido es ese, justamente) es un proyecto que demuestra justamente todo lo (lindo, práctico, divertido, decorativo) que puede ser una caja.

Diseño + manufactura artesanal, eso es La Merienda desde que comenzó, en el 2009, después de una inmersión total en la maternidad de Carla y Carolina (amigas y socias). La idea: equilibrar la vida entre maternidad y trabajo, dedicando el tiempo y las ideas a crear objetos de tela y madera, para jugar y decorar, explotando al máximo el potencial de los colores, las formas y los materiales.

El nombre, claro, viene derecho por el camino que bordea la infancia: “ese momento al llegar del cole, y la hora de la merienda que marcaba la hora de jugar con la vecina al tinenti, con las bolsitas de arroz que nos hacía la abuela. De chusmear en el costurero y con retazos y botones hacer muñecas de trapo“.

De esas abuelas que prestaban el costurero sale el amor por los géneros, los colores, los hilos. Y por su valor intrínseco, la elección de materiales como la tela y la madera. En La Merienda hay cajas de madera forradas en tela (grandes, chiquitas, medianas, exactas). Tienen un emblema original: (o es un don lo que tienen: cada vez que las mirás, automáticamente te acordás de eso, muy genial) un visor redondo, transparente, igualito al de las cajas de galletitas de nuestra infancia. Las cajas sirven para guardar y organizar el cuarto de los niños: los libritos, los muñecos pequeños, las hebillas, los rompecabezas, la batería de cocina, los autos, los instrumentos. También sirven (mucho) para el baño, la cocina, el guardarropas/ropero, y para guardar cosas en el espacio de trabajo. En la oferta de cosas lindas entran, además, banderines y cuadernos forrados.

Y la yapa: en La Merienda también hay lugar para las cocinitas de madera pintada, con la puerta forrada en tela, perfectas para que nenas (y nenes) usen hasta el cansancio cuando empiezan a fascinarse jugando a la casita y descubren el amor por la cocina.

En pleno desarrollo (sí, desde ya) de productos nuevos, con otros materiales, para la Navidad, La Merienda es fácil de encontrar: en su showroom del barrio de Chacarita, Espacio Oihoy, 14 de Julio 426.

Más información en su web o por mail
En Facebook 

6 cosas que dijeron

  1. 11 Septiembre 2012 at 16:03 — Responder

    Nos encanto!

  2. Gabi O.
    11 Septiembre 2012 at 16:06 — Responder

    YO TENGO UNA!!!!….COMO MI MOMENTO DEL DIA TAMBIEN ES LA MERIENDA, NO LAS PODIA DEJAR PASAR!!!
    BESOS

  3. Agustina
    13 Septiembre 2012 at 13:04 — Responder

    Son unas genias!
    Tengo el estudio con muchas cajitas y cajones!

  4. 14 Septiembre 2012 at 0:10 — Responder

    Ja! Estas cajas tienen mucha más onda que la de la fábrica de Los Simpson. ¡Me encantaron!

  5. 8 Junio 2013 at 11:23 — Responder

    QUERIA SABER DONDE ESTAN Y UN TELEFONO¡¡¡

Quiero decir:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *